Llamaron a la madre porque su hija había golpeado a un chico que le jalo el sujetador. La respuesta de la madre es increíble

Los actos de acoso y violencia son algo que se esparcen cada vez más en el mundo y por eso día con día surgen noticias o historias de este tipo. Precisamente nosotros traemos una que creemos tuvo un final de lo mejor. La madre de una niña es la que cuenta el relato.

“Soy enfermera y en nuestra sala de emergencias no se permiten los celulares, por lo que se quedan en el casillero. Un día recibí una llamada de la recepcionista sobre una persona preguntando por mí. Yo atendí la llamada y era el profesor de la escuela de mi hija.

– Buenos días, soy el profesor de su hija. Ha habido un inconveniente y necesitamos que venga a la escuela. Dijo el profesor por teléfono.

– ¿Está enferma o lesionada?, respondí. – ¿Puede esperar a que mi turno acabe en 2 horas? Le seguí diciendo.

Él me dijo: – Ha golpeado a un estudiante. La hemos tratado de contactar desde hace una hora, pues si es algo serio.

Entonces pedí un permiso en el hospital y salí para la escuela. Al llegar estaba mi hija, el profesor, la tutora, el director, un niño ensangrentado y sus padres.

El director nada más me vio dijo: – Fue muy amable el que haya podido venir y unirse a nosotros.

Y yo le conteste: – Por supuesto, en emergencias las cosas pueden verse un poco complicadas. Hace rato tuve que atender a un niño de 7 años luego de que su mamá le haya pegado con un cucharón de metal. Incluso también atendí al policía sobre tal situación, pero aquí estoy, perdonen la espera.

El director inmediatamente puso cara de vergüenza, y me procedió a explicar lo sucedido. Me dijo que el niño que está ensangrentado había sido golpeado por mi hija luego de que él le desabotonara el sujetador. Me daba la impresión de que todos estaban disgustados con mi hija y no debía ser así.

Por tal razón le dije: – Ohh, ¿entonces me llamaron para saber si presentaré cargos contra el niño por abuso sexual y contra la escuela por permitirlo?

Cuando mencione eso, todos se pudieron inquietos. El maestro rápidamente me dijo: – No creo que sea tan serio. La tutora mencionó: – Mejor no sobrereaccionemos. Y el director dijo: – Creo que se está perdiendo el punto.

En ese momento la madre del niño comenzó a llorar. Yo me di la vuelta y le pregunté a mi hija sobre que exactamente había pasado.

Ella me dijo: – Él me estaba estirando el sostén y le dije que por favor parara. Pero no me hizo caso. Entonces hable con el profesor, pero él solo me dijo que lo ignorara. Y como él volvió a jalarme el sostén y esta vez lo desabrochó, lo golpee en la cara. Fue en ese momento que se detuvo.

Al escuchar eso le pregunte al profesor: – ¿Por qué no detuvo al niño cuando mi hija le dijo lo que sucedía? Venga y déjeme agarrarle el frente de sus pantalones.

– ¡¿Qué?! No. Me dijo él.

– ¿Por qué no va y le jala el sostén a la madre del niño o la tutora en ese momento a ver qué pasa? ¿Piensa que porque eran niños era algo divertido?, Le dije al profesor.

– Señora, en todo caso, fue su hija la que golpeó al niño y le saco sangre. Dijo el director.

Yo le dije: – Ella solo se defendió de un ataque sexual. Nada más mire la situación, él mide 1,80 m y pesa como 70 kg. En cambio, mi hija mide 1,52 m y pesa 40 kg. ¿Cuántas veces debía dejar que la tocara? Si la persona que se supone debe cuidarla en clase no hacía nada, ¿qué se suponía que ella debía hacer? Si él le desabrochó el sostén.

Todo mundo parecía entender la situación, pues nadie decía nada y todos agachaban la mirada. Incluso la madre del niño seguía llorando.

En ese momento le dije al director: – Me llevaré a mi hija a casa y estoy seguro de que el niño ha aprendido la lección. Espero que algo así no suceda más ni con mi hija ni con cualquier otra niña. Todavía no entiendo como algo así paso. Reportaré esto a los administradores de la escuela. Y si tu niño, vuelves a tocar a mi hija, tendré que llamar a la policía para que te arresten por acoso sexual. ¿Me entiendes?

Al día siguiente reporte la situación a los administradores y estos me dijeron investigarían el caso. Por lo pronto, actuaron cambiando a mi hija de salón a donde ella deseara para que así estuviera lejos de aquel profesor y el niño.”

Estos casos suelen suceder mucho. La historia de esta madre fue compartida por las redes sociales y en su mayoría la apoyaban. ¿Tú qué opinas?

Close